Protección de Datos
LSSI
E-Comerce
Contratación Electrónica
Firma Electrónica
Spam
Dominios
Propiedad Intelectual
Propiedad Industrial
Seguridad
Adecuación a LSSI
Contratos
Derechos ARCO
 

 

Contratación Electrónica

Concepto y regulación

Real–Decreto sobre contratación electrónica
Disposiciones en LSSI sobre contratación
Particularidades de la contratación electrónica
Ventajas e inconvenientes de la contratación

Internet ha propiciado una rápida evolución de este nuevo modelo de contratación a través de la red.
Para dar un concepto de contratación electrónica, es preciso partir de la definición de contrato proporcionada por la doctrina, del cual afirman que es un acto jurídico bilateral, que tras su perfección, origina una serie de efectos jurídicos, obligaciones y derechos para las partes firmantes del mismo.

Por consiguiente, se entiende por contratación electrónica el conjunto de actividades llevadas a cabo para realizar y perfeccionar un contrato a distancia, utilizando para ello medios telemáticos.

La LSSI define la contratación electrónica como el contrato, en el cual la oferta y la aceptación de la misma, son transmitidas por medios electrónicos conectados a una red de telecomunicaciones.

La contratación electrónica se encuentra regulada en las diferentes disposiciones nombradas a continuación:

Legislación europea: se aplican a este modelo de contratación electrónica las disposiciones contenidas en los Convenios de Bruselas (1968), Roma (1980), Viena (1980) y Lugano (1988).

Legislación comunitaria: varias son las directivas que regulan la contratación en comercio electrónico:
- Directiva 97/7/CE, 20 de mayo 1997 sobre Comercio a distancia: Protección a consumidores en materia de contratos.
- Directiva 98/27/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo, relativa a acciones de cesación en protección de los intereses de los consumidores.
- Directiva 2000/31/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 8 de junio, sobre Comercio Electrónico.
- Directiva 2002/58/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de julio de 2002, relativa al tratamiento de los datos personales.

Legislación española: las normas reguladoras de este tipo de contratación dentro del comercio electrónico son:
- Ley General 26/1984, de 19 de julio, para Defensa de Consumidores y Usuarios.
- Ley 7/1995, de 23 de marzo, de Créditos al Consumo.
- Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista.
- Ley 7/1998, de 13 de abril de Condiciones Generales de Contratación.
- Ley 28/1998, de 13 de julio, de Venta a Plazos de Bienes Inmuebles.
- Real Decreto-Ley 14/1999, de 17 de septiembre, de Firma Electrónica.
- Real Decreto 1906/1999, de 17 de diciembre, por el que se regula la contratación telefónica o electrónica con condiciones generales.
- Real Decreto sobre Contratación Electrónica, en vigor desde el 1 de marzo de 2000.
- Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico.
- Ley 47/2002, de 19 de diciembre sobre contratos electrónicos. Reforma la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista.


El Real-Decreto sobre Contratación Electrónica, de 1 de marzo de 2000, es la principal norma a aplicar, y en la cual se contienen todas las medidas necesarias para la defensa y protección de los consumidores, parte considerada más débil en la relación comercial por vía electrónica.

Así, los principales contenidos de la norma pueden resumirse en los siguientes:

- Información de las condiciones de compra al consumidor por parte del vendedor, al menos en los tres días previos a la negociación.
- Es necesario entrega al comprador de un justificante de haber realizado la contratación.
- El usuario dispone de siete días para resolver el contrato desde la entrega del bien o servicio adquirido.

La LSSI regula la contratación por vía electrónica, y la equipara a la realizada en papel. De todas maneras, existe una serie de materias en el derecho que quedan excluidas de este modo de contratación electrónica, tal y como son los contratos de familia y sucesiones. Una obligación que la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico impone a los prestadores de servicios, es la información proporcionada a los consumidores de manera clara, comprensible e inequívoca sobre el contrato a celebrar.

De la misma forma, según la LSSI, la perfección del contrato electrónico se produce en el momento en el que las partes prestan su consentimiento. No podemos olvidar que esta Ley obliga a los comerciantes a informar a los consumidores de la recepción de su aceptación de la oferta emitida.

Existentes numerosas diferencias entre la contratación convencional y la electrónica.
En primer lugar, es preciso señalar en este tipo de contratación que las partes no tienen por qué encontrarse en el mismo lugar físico, generalmente se da la contratación electrónica entre partes situadas a distancia y por medios telemáticos.

Otra diferencia importante que caracteriza a la contratación por medios electrónicos, es la necesidad de identificación de las partes de manera segura, por medio de la autenticación de las partes y de los certificados electrónicos.

Igualmente, la perfección del contrato, por medio de firma manuscrita de los contratos tradicionales, se produce en la contratación electrónica mediante la firma electrónica. La LSSI acepta la teoría de la recepción de la firma como momento de perfección del contrato electrónico.

En lo referente al lugar de celebración del contrato, en el modo tradicional no existe ninguna duda, al encontrarse las partes en el mismo lugar físico. Sin embargo, en el supuesto de la contratación por medios telemáticos, la LSSI es clara al respecto. Así, si en el contrato interviene un particular, el lugar de celebración será el domicilio del particular. Por el contrario, si el contrato se celebra entre empresas, el lugar de celebración será donde está establecido el prestador de servicios.

El principal problema con el que se encontrarán las partes a la hora de celebrar un contrato electrónicamente, es la prueba en los contratos. En los contratos tradicionales, esto se garantizaban por la firma manuscrita de los intervinientes. De igual manera, en los contratos celebrados de manera electrónica, el problema de la firma se supera con la firma electrónica y con su regulación.

Otro de los problemas con el que las partes se pueden encontrar en el momento de celebrar un contrato electrónicamente, es la prueba del contenido de dicho contrato. Se soluciona este problema con la firma electrónica avanzada, que garantiza, además de la autenticación de las partes intervinientes, la integridad de las comunicaciones. De la misma forma, los terceros intervinientes pueden da fe de la celebración del contrato y del contenido del mismo.

Sobre la contratación electrónica, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, recoge una serie de particularidades:

- Obligación de proporcionar información previa al consumidor referente a los procedimientos de contratación, modos de introducción de datos personales en los formularios o idiomas en los que puede celebrarse el contrato.

- Obligación de proporcionar información posterior al consumidor, como puede ser el envío de acuse de recibo o el plazo de siete días para la revocación del contrato por parte del consumidor sin cargo alguno.

- Obligación de proporcionar información sobre las condiciones generales de contratación al consumidor dentro de la página web, que sean de fácil localización y aceptación o revocación. Deben de identificar al titular de la página, sus responsabilidades y obligaciones, la política de privacidad en el tratamiento de los datos personales, y la jurisdicción aplicable al contrato electrónico.

- Obligación de proporcionar información sobre las condiciones de compra en la página web, sobre todo lo relativo al idioma, identificación, obligaciones y responsabilidades del vendedor, productos y servicios ofertados y sus precios, procedimiento de compra y pago de lo adquirido. Es necesario informar, además, de todo lo especificado en la LOPD en lo referente a la recogida de tratamiento de datos de carácter personal.


Una novedad introducida por la LSSI es la figura de los terceros de confianza. Son aquellas personas cuya función es archivar de manera electrónica las voluntades expresadas por las partes en el momento de celebrar el contrato electrónico. Es una figura que no aporta nada nuevo al contrato ni a la validez del mismo, únicamente consigna fecha y hora de la transacción electrónica.

Es necesario recordar que el comercio electrónico posee ventajas sobre el comercio tradicional, y, por tanto, la contratación electrónica cuenta con esas mismas ventajas:

- Eliminación de barreras geográficas.
- Contratos más ventajosos para las partes, ya que acceden a cualquier contrato sin necesidad de estar presentes en el mismo lugar físico.
- Posibilidad de realizar contratos internacionales al alcance de la mano.
- Ampliación de mercados, tanto a consumidores como a empresas.
- Ahorro considerable de tiempo y dinero en las gestiones.
- Contratación más flexible para las partes, produciendo iguales efectos jurídicos.
- Mayor rapidez y agilidad en la celebración de los contratos y en sus fases.

Y al igual que el comercio electrónico contaba con una serie de inconvenientes, la contratación electrónica posee las mismas trabas:

- La seguridad en el modo de pago electrónico es una de las principales preocupaciones de los consumidores.
- El tratamiento de los datos personales proporcionados por los consumidores en el momento de la compra, es un aspecto negativo a tener en cuenta.
- La identificación de las partes, ya que al no encontrarse en el mismo lugar físico requiere otros métodos de autenticación algo más complicados.
- La logística y distribución de los servicios adquiridos continúa siendo un problema para los consumidores.
- Los gastos de envío de los productos adquiridos, según los consumidores, continúan siendo elevados.
- La ley aplicable en cada caso concreto es otro de los inconvenientes que los consumidores apuntan para llevar a cabo contratación por medios electrónicos.

Servicios jurídicos ofrecidos por nuestro despacho en lo referente a contratos en el ámbito de Internet


Copyright © Noviembre 2003
 

Temas Legales - Servicios Jurídicos - Contacto - Consultas Jurídicas
Datos Identificativos - Condiciones de Uso - Política de Privacidad y Seguridad